Todo lo que debes saber sobre mezcla armónica
Anterior
Siguiente
Slider

Todo lo que debes saber sobre mezcla armónica

Aprende la mezcla por notas y mejora tus sets

El DJ set perfecto es aquel que mezcla una exquisita selección de tracks, en el orden correcto para no romper con un planteamiento; este puede ser un warm up ascendente, un playlist lineal para un bar/cocktail party,  hasta un viaje cósmico por toda la galaxia.

La parte técnica es bien conocida por todos: tenemos que escoger una canción con base rítmica similar, empatar el tempo, luego los compases y después realizar la mezcla apoyándonos de los 3 o 4 espectros de frecuencias (ecualizador) que nos ofrece nuestra mixer.

Claro que hay distintas maneras de realizar la mezcla y el feeling de cada DJ es lo que le da un valor agregado a sus presentaciones. Sin embargo hay otra cuestión musical básica que se les olvida a muchos y que te va a ayudar a que tus sets suenen impecables: la mezcla armónica.

¿Por qué mezclar por tonalidades?

Una de las premisas de la mezcla es hacer una transición de la manera más suave posible; sin que el público se dé cuenta del cambio. En géneros como el Techno, el House o el Trance es obligado ejecutar este tipo de transiciones. Nuevos estilos como el Dubstep, Glitch Hop, Dutch House, Electro House, entre otros; suelen utilizar técnicas de mezcla más repentinas.

En ambos casos, mezclar por tonalidades va a hacer que las canciones embonen mejor y que esta transición se escuche agradable.

Base musical

Supongamos que no has estudiado nada de música en tu vida pero aún así decidiste ser DJ. Debes saber que existen 12 semi-tonos en una octava y que los acordes pueden ser mayores o menores. Así tenemos 24 posibilidades de tonalidad dominante en un tema musical.

La manera más sencilla de entenderlo es con la Rueda de Camelot o Camelot System, creada por Mark Davis.

En este sistema podemos ver las tonalidades mayores en un circulo exterior y las menores en el interior. Están acomodadas de manera que si avanzas un paso en el sentido del reloj, estarás exactamente a una quinta ascendente y si los retrocedes, estarás a una cuarta. Estos dos intervalos son consonantes y suenan agradables al oído humano.

También observamos que si pasas del circulo interno al externo o viceversa, estarás en la tonalidad relativa mayor o menor, según sea el caso.

¿Cómo descubrir cuál es la tonalidad dominante en mi canción?

Anteriormente este era un proceso muy tardado, ya que tenías que analizar la canción con tu propio oído y un piano; para hacer la comparativa y apuntarlo en tus discos.

Ahora es extremadamente sencillo gracias a softwares como Mixed In Key, Traktor, Serato o Rekordbox. Basta importar tu colección musical y el programa analizará los tracks de manera automática por ti (bendita tecnología).

El resultado será generalmente en sistema anglosajón donde A = La y así sucesivamente hasta G = Sol. Si aparece una pequeña “m” a su lado derecho significa que estamos hablando de menores y si no aparece nada, son mayores. De igual manera una “b” significa que son bemoles y un “#” significa que es sostenido.

Te recomiendo ampliamente que te familiarices con esta escala ya que los CDJs (players) de Pioneer utilizan este sistema.

Algunos programas representan las tonalidad con número y una letra. Esto es mucho más sencillo para saber moverte en la rueda de camelot.

¿Cómo escoger el siguiente track en mi set?

Ahora que ya sabes cuál es la nota dominante en cada una de tus canciones puedes hacer combinaciones armónicas y mashups sin invocar al diablo con tritonos o disonancias.

Utilizando la rueda de camelot, supongamos que iniciaste tu set en La menor (8A). Tienes 4 posibilidades: Mantenerte en la misma tonalidad (8A), avanzar una quinta (9A), retroceder a una cuarta (7A) o salirte del circulo hacia la tonalidad relativa (8B).

En las versiones más nuevas de CD Players Pioneer, puedes organizar todas tus canciones con base al track que esté sonando en el otro player (toda vez que estén linkeados a través del cable ethernet). De esta manera te aparecerán en color verde las canciones que sean armónicamente compatibles. (¿Cómo te quedas?)

No siempre vas a tener la rueda de camelot a la mano por lo que te comparto el siguiente truco que me ha funcionado bastante: cuenta 5 semitonos hacia arriba de la tonalidad en la que te encuentras y sabrás cuál es la cuarta (Si estás en Do, cuenta con tus dedos 1-Re bemol, 2- Re, 3-Mi bemol, 4-Mi, 5-Fa), si quieres conseguir la quinta, cuenta 7 semitonos (1-Re bemol, 2- Re, 3-Mi bemol, 4-Mi, 5-Fa, 6-Fa Sostenido, 7-Sol). Así, Do quedaría perfectamente con una canción en Fa o en Sol.

Otro truco avanzado, para la gente que tiene su oído bien entrenado, es encontrar una parte melódica en la canción y compararla a través de tus audífonos con la canción que está sonando actualmente.

¡A romperla en tus sets!

Ahora ya sabes cómo mezclar armónicamente, utiliza sabiamente esta técnica y notarás una mejora considerable en tus sets. Por último recuerda que las reglas se hicieron para romperse y nunca es bueno quedarse limitado en tu propia colección musical por seguir al pie de la letra esta secuencia. Siempre hay otras maneras divertidas de mezclar tus tracks haciendo uso de los efectos, de los loops, o de los intros y outros de las canciones.

¿Lo pondrás en práctica?

 

Por: José Pablo Quiñones